Análisis de Days Gone – Sobreviviendo en la carretera

La espera se hizo larga, pero finalmente Days Gone llegó a nuestros hogares el pasado viernes 26 de abril. He estado con el mando en la mano y delante de la pantalla más horas de las que preferiría admitir. De hecho, lo único que me ha separado de Days Gone estos días ha sido el estreno de Avengers: Endgame. Tras pasar una cantidad considerable de horas en moto, eliminando a engendros y haciendo de cazarecompensas en la piel de Deacon, os traigo el análisis de Days Gone.

En este análisis comentaremos los puntos fuertes y las flaquezas del título exclusivo de PlayStation 4. Tras God of War y Marvel’s Spider-Man, el listón de los exclusivos quedó alto. ¿Logrará Days Gone estar a la altura de sus hermanos?, ¿Cumple con lo prometido?, ¿Merece estar entre los juegos del año? Resolvemos todas estas cuestiones a continuación.

Days Gone – Voluntad de vivir

Days Gone es un survival-shooter (y horror, añadiría) desarrollado por Bend Studio y exclusivo para la consola PlayStation 4. En este nuevo título nos ponemos en la piel de Deacon, un motero que debe aceptar la nueva realidad post apocalíptica del mundo, adaptarse y aceptar su pasado.

Durante la trama tendremos diferentes arcos narrativos abiertos, una variedad respetable de misiones y una cantidad de enemigos alarmante. El mundo de Days Gone es tan brutal y despiadado como precioso.

Narrativa – Una de moteros con zombies

Sony ha tomado la costumbre de ofrecer en sus exclusivos una narrativa profunda e compleja, sin embargo Days Gone se queda un poco más en la superficie. En vez de ofrecer una sola trama como en God of War, Days Gone apuesta por una ramificación bastante variada. Aunque desde el principio del juego tenemos un objetivo claro, a lo largo del camino surgen complicaciones que ramificarán la trama principal y otras tramas secundarias, que a su vez están conectadas con las ramas principales.

Sin entrar en spoilers. Deacon St. John es el nuevo personaje que Sony presenta para su familia. En esta ocasión no contamos con un personaje con gran profundidad, como puede ser Kratos con todo su bagaje e historia. Days Gone presenta a un Deacon muy normal, sin pensamientos complejos o una gran filosofía, así lo deja claro a lo largo de la narrativa. No es poco profundo por vagueza de Bend Studio, sino por porque él es así. Irónicamente esto lo hace un personaje interesante, diferente y que se deja querer.

La narrativa hace que Days Gone sea un título extenso. Es cierto que algunas conversaciones y paseos podrían suprimirse y quedaría una historia más corta. Al igual que ocurrió con Red Dead Redemption 2, muchos fans y medios han catalogado a Days Gone como demasiado largo, es posible que de este sentimiento derive la crítica de repetitivo. Sin embargo, en mi caso no he tenido sensación de que Days Gone sea demasiado largorepetitivo.

Jugabilidad y sistema de misiones – Gasolina, armas y engendros

Ha sido imposible no recordar títulos como God of War, Uncharted y Red Dead Redemption 2 mientras jugaba a Days Gone. Podemos dividir su jugabilidad en dos grandes bloques: En moto y a pie. El manejo de la moto es fluido, cómodo y gratificante. Aprender a montar por los distintos terrenos es realmente satisfactorio.

Las locuras se pagan muy caras, pues tendremos que invertir recursos en mantener a punto nuestra moto. Pronto comprobaremos que la moto es nuestra herramienta más poderosa. Hay dos principios básicos con respecto a la moto: La chatarra para arreglarla cuando sufra daños y la gasolina.

Days Gone nos hará empatizar con los personajes de Mad Max: Fury Road. Cualquier desplazamiento debe ser calculado y preparar las rutas supondrá la diferencia entre la vida y la muerte. Explorar nos descubrirá las distintas gasolineras y liberar campamentos nos aportará puntos de control con una zona segura y varias latas de gasolina.

Confiad en mí cuando os digo que no queréis quedaros sin gasolina en mitad de la nada y en plena noche

A pie la jugabilidad se mantiene fluida y satisfactoria, aunque hay ciertas decisiones que no termino de entender: Algunas coberturas no pueden ser saltadas si están pegadas a un borde, no podremos escalar a ciertos lugares perfectamente accesibles y la IA es cuestionable.

Viniendo de los engendros puedo comprender por contexto que no sean muy inteligentes, pero los humanos en ocasiones son peores. Tanto es así que ni siquiera se percatan de los cadáveres de sus aliados. Esto empobrece los enfrentamientos en Days Gone.

El gunplay no es nada del otro mundo y se asemeja a lo que recientemente he probado en World War Z. Las balas no abundan y es realmente sabio apostar siempre que podamos por el cuerpo a cuerpo. En este aspecto Days Gone cumple a la perfección. La selección de armas de fuego y melee es más que satisfactoria tanto en su cantidad como en su calidad.

Por último, Bend Studio ha apostado por una variedad de zombies un tanto convencional. Aunque son más raros de ver en comparación a videojuegos como Left 4 Dead y World War Z, podemos encontrar el Tank y el Gritón, por ejemplo. Una adición novedosa y que creó cierta polémica es la inclusión de niños engendros, que hacen la función de unos pequeños enemigos que tienden a molestar, sorprenderte por la espalda y robar objetos.

Sistema de misiones – Todo está conectado

Las líneas narrativas que se presentan son tan variadas como los personajes y puestos de supervivientes que nos iremos encontrando en el camino. La importancia de estas historias viene reflejada en sus misiones, que ofrecen una variedad bastante respetable para tratarse de un videojuego de mundo abierto. Bend Studio ha creado uno de los mejores menús de administración de misiones que he visto en los últimos años: Cada historia cuenta con su color y misiones, que se marcarán como hechas o pendientes.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Days Gone ha renunciado a la repetitiva y machacada fórmula que Far Cry lleva exprimiendo años y que pudimos ver también en Ghost Recon Wildlands: Toma puestos, haz sus misiones secundarias y no preguntes. Bend Studio nos ha preparado una serie de misiones bastante variadas, que van desde cazar a un villano hasta limpiar una zona de engendros.

Se ha señalado injustamente que las misiones son “repetitivas”

Esto no es del todo cierto. Indudablemente tenemos misiones opcionales de recadero, pero incluso estas son emocionantes por dos motivos: Cada una tiene su historia y te ofrecen un por qué deberías hacerla. Estas son algunas:

  • Cazar al fugitivo, que puede estar en un campamento improvisado o puede derivar en una persecución en moto.
  • Limpieza de zonas, que tendremos que despejar para reducir la cantidad de engendros y poder hacer viaje rápido por esa zona. Estas pueden derivar de dos formas:
    • Por el día: Menos engendros fuera, pero más cuando quememos sus nidos.
    • Por la noche: Más engendros fuera, pero menos al quemar sus nidos.
  • Espionaje: Misiones de sigilo, que implican obtención de información y colocación de rastreadores y balizas.
  • Toma de campamentos: Podremos tomarlos a tiros, en sigilo, conduciendo una horda hasta el mismo… Estas localizaciones servirán como punto de control para viaje rápido.
  • Recuperación de suministros o supervivientes: Entrar en una zona y recuperar u obtener ciertos materiales. Algunas requieren sigilo y otras no. Siempre implican enemigos.
  • Misiones de rastreo y supervivientes aleatorios: Si nos fijamos bien, podremos rastrear y descubrir rehenes. Estas misiones suelen desembocar de dos formas:
    • Rastreamos al rehén, encontramos el lugar y lo liberamos.
    • Caemos en una trampa, nos capturan y tendremos que escapar.
  • Zonas NERO: Existen unas zonas médicas que tendremos que asegurar y luego activar mediante un sistema de generadores.
  • Asaltos aleatorios: Yendo por la carretera, podremos encontrar asaltantes aleatorios y francotiradores que eliminar.
  • Misiones de recuerdos: Visitar lugares específicos para revivir recuerdos y/o ampliar nuestro conocimiento de los personajes.

A todas estas misiones debemos sumar las propias de la narrativa principal y algunas secundarias. Days Gone cuenta con una gran variedad de misiones. Llegados a un punto avanzado del videojuego, ciertamente conoceremos la lista completa de misiones y qué hacer en cada una. No creo que esto último deba usarse como pretexto para catalogar a Days Gone como repetitivo. De hacerlo, todos los videojuegos lo serían.

El sonido – Un gran protagonista

El sonido es una de las piedras angulares de Days Gone. Ciertamente su banda sonora tiene protagonismo en momentos muy puntuales, el resto del tiempo nos acompaña el sonido del propio ambiente. Este último es uno de los grandes protagonistas de Days Gone: La única forma de detectar a los enemigos en el HUD es marcarlos con los prismáticos. De no hacerlo, tendremos que guiarnos por la vista y el oído. Usar cascos y atender al sonido nos podrá salvar la vida.

Al ir en moto o estar realizando cualquier actividad, el sonido nos dirá qué ocurre a nuestro alrededor: ¿Se acerca una tormenta?, ¿Está recargando el enemigo?, ¿Vienen motos?, ¿Una horda se aproxima? Estoy en combate contra humanos, ¿Viene una horda por mi espalda?, ¿Podría atraer a esa horda a mi posición?, ¿Hay engendros en la casa en la que estoy u alrededores? Atended bien al sonido y descubriréis que Days Gone está lleno de detalles.

Progresión y personalización – Pólvora y grasa de motor

Nuestro personaje y moto tendrán una progresión a lo largo de la historia. No poseemos habilidades excepcionales previas. Tomamos a un personaje con unas habilidades (justificadas por la narrativa) y la necesidad de la aventura nos permitirá a mejorarlas. Disponemos de tres ramas para mejorar a Deacon: Lucha a corta distancia, lucha a larga distancia y supervivencia. A medida que obtengamos puntos de habilidad, desbloquearemos mejoras.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por desgracia, las habilidades son solo una ayuda. La progresión de la moto, las armas y materiales son la clave para sobrevivir en el peligroso mundo de Days Gone. Encontraremos los materiales mientras exploramos y servirán para craftear, que podremos hacerlo usando la cómoda ruleta de inventario (L1). La progresión de la moto y la obtención de armas es otro cantar. ¿Recordáis todas las misiones que os hemos enumerado antes? Son la clave para obtener mejoras.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En los puestos de supervivientes podemos mejorar nuestra moto y obtener nuevas armas. Existen dos monedas de cambio: El respeto y los créditos, que ambos se ganan realizando misiones o recolectando materiales. El respeto aumentará cuando ayudemos con misiones secundarias o enviemos a un superviviente extraviado. Los créditos podemos ganarlos haciendo misiones, enviando supervivientes, vendiendo carne y plantas o recompensas de engendros muertos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A más respeto, más mejoras. A más créditos, más mejoras podremos adquirir. Únicamente habrá tres aspectos que no podremos conseguir con respeto o créditos: Salud, resistencia y concentración. Las mejoras para estos aspectos se encuentran en forma de inyectores en los campamentos de NERO. ¡Más excusas para hacer misiones y explorar!

Las mejoras en forma de inyectores, para la moto y la obtención de armas no son estrictamente necesarias, al igual que las misiones secundarias. Sin embargo, estoy completamente seguro que querréis tener una buena moto y equipo cuando se os eche encima una horda. ¿Queréis mejoras? Hay que ganárselas.

Apartado gráfico y rendimiento – Cal y arena

Bend Studio ha conseguido el cóctel perfecto post apocalíptico: Un mundo grande, bello y que invita a explorar, pero el mismo tiempo horrible, brutal y que castiga a los jugadores arrogantes. Days Gone cuenta con un apartado gráfico increíble, en los detalles es donde reside la clave de su éxito. El videojuego se sitúa en alguna parte de los Estados Unidos, más concretamente en una zona rural y salvaje del país.

El mapeado de Days Gone es variado: Desierto, bosque, zonas nevadas y pueblos se reparten el territorio. Cada zona tiene sus propias características estéticas: En los bosques domina el verde y rebosan vida, en los desiertos domina el amarillo y la arena ha empezado a recuperar terreno, los pueblos reflejan una estética claramente de pueblo estadounidense y las zonas nevadas son la que cuenta con una estética superior.

Como he comentado, el apartado gráfico de Days Gone es sorprendente y cumple con las expectativas. Sin embargo, los detalles marcan la diferencia. Es una gozada conducir la moto y ver cruzar un grupo de ciervos, escuchar el silencio del desierto o ver el efecto de la nieve en nuestra moto y ropa. La lluvia es uno de los espectáculos visuales más bonitos del juego: Nuestra ropa se mojará (en el caso de la nieve, también lo hará), la moto perderá el barro o suciedad, la carretera se mojará y formará charcos…

En definitiva, el apartado gráfico de Days Gone es una de los mejores aspectos del videojuego, ¡Y se revaloriza al alza cuando sumamos el peligro que supone explorarlo!

Rendimiento – Buena fachada, maquinaria cuestionable

Uno de los grandes problemas de Days Gone es el rendimiento. No puedo hablar de un mal rendimiento en todo el sentido de la expresión, pero ciertamente Days Gone tiene problemas en su rendimiento. Podría decir que no está todo lo pulido que debería. Durante mi aventura y en diversas situaciones, he tenido bajadas de fps muy a tener en cuenta, congelaciones de varios segundos y desincronizaciones de varios segundos del sonido y la imagen.

Además de varios bugs en el sonido del motor de la moto. Las desincronizaciones y bugs de sonido son resultado de las congelaciones y caídas de fps. Este rendimiento no supondría un problema de no existir las hordas. Aunque no son muchas, castigan el rendimiento del videojuego. Tener en pantalla más de 100 engendros corriendo al mismo tiempo, camiones explotando y fuego de los molotovs parece que es demasiado para Days Gone.

No puedo catalogar el rendimiento de Days Gone como malo, pero sí como cuestionable en ciertos momentos. Por suerte, Bend Studio es consciente y está trabajando con diferentes parches para corregir estos errores.

NOTA: Durante la realización de este análisis, Bend Studio lanzó un parche corrigiendo diversos problemas de rendimiento.

Modo Foto – De lo mejor hasta la fecha

Sony ha sabido escuchar a los fans y ha incluido el modo foto en sus exclusivos. Videojuegos como God of War, Horizon Zero Dawn y Marvel’s Spider-Man han ofrecido este modo y los fans han sacado partido, ofreciendo unas capturas maravillosas. El modo foto de Days Gone da un paso más allá y se convierte en uno de los mejores modo foto que he tenido el placer de probar en un videojuego. Cuenta con una gran cantidad de opciones.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La única pega es lo rígido que puede sentirse a la hora de encuadrar y el poco rango de movimiento. Si queréis ver ejemplos, sólo tenéis que apreciar las imágenes de este análisis: Todas han sido capturadas con el modo foto.

Conclusiones – Otro gran exclusivo

Sony presenta Days Gone, videojuego exclusivo para PlayStation 4, que podría ser producto de la unión entre Sons of Anarchy y World War Z. El primer exclusivo de Sony en 2019 ha sabido estar a la altura de las expectativas de los jugadores. No estamos ante un videojuego tan fuertemente narrativo como los anteriores exclusivos, pues Sony ha apostado por una narrativa más flexible y un mundo abierto dispuesto a devorarnos.

La inmersión que Days Gone ofrece nos obligará a estar en constante tensión. En un mundo lleno de engendros, facciones de humanos sin moral y animales salvajes, cada movimiento debe ser sopesado. No estamos ante un World War Z, aquí no podemos abrirnos paso a tiros en cualquier momento. Los recursos escasean y nadie vendrá a ayudarnos. Estamos solos. Somos nosotros contra el mundo. Y el mundo siempre termina ganando.

Aprenderemos junto a Deacon que los lobos solitarios mueren solos, que quienes se atan al pasado se ahogan en el tiempo y que el futuro en un mundo post apocalíptico reside en la unión de las personas.

Hemos podido elaborar el análisis de Days Gone en PlayStation 4 Pro gracias a una copia digital ofrecida por PlayStation.

Reseña
  • Days Gone
    8.5Valoración Final

    En Days Gone nos ponemos en la piel de Deacon, un motero que tendrá que sobrevivir en un mundo post-apocaliptico lleno de engendros y gente sin moral, y superar un pasado que lo atormenta. Bend Studio desarrolla un survival-shooter de mundo abierto y exclusivo para PlayStation 4.

    • Historia
    • Jugabilidad
    • Gráficos
    • Sonido
CONCLUSIÓN
    • DESTACAMOS
      • El apartado gráfico y la ambientación son increíbles.
      • La jugabilidad es fluida y satisfactoria.
      • La historia no destaca, pero es entretenida y muy emotiva.
    • A MEJORAR
      • El rendimiento es cuestionable en ciertos momentos.
      • La IA es absurda en algunos momentos.
      • Problemas en la sincronización del audio y la imágen.
Dejar un Comentario

Newsletter
Login
Loading...
Sign Up

Nuevo miembro no permitido

Loading...