Análisis de Kingdom Hearts III

Kingdom Hearts III, una de las entregas más esperadas de Square Enix, ya está aquí. Recuerdo perfectamente el momento en el que, cuando era todavía un niño, esperaba impaciente la salida de una nueva entrega. Ahora, hemos crecido, pero eso nos da igual. Jugamos a un nuevo título y, en el fondo, volvemos a ser los mismos niños, con el mismo espíritu aventurero. Hemos madurado junto a Sora. Los que jugamos hoy lo recordamos con nostalgia porque, si Kingdom Hearts tiene algo muy claro, es que sabe cómo transmitir emociones.

Kingdom Hearts es una saga que comenzó sus andanzas en Playstation 2. A raíz de esto, pasó por muchas consolas y generaciones, y rápidamente se convirtió en un título de prestigio, acogido con los brazos abiertos por su audiencia, recordado con mucho sentimiento gracias al cariño que le han puesto sus fans, y a esa magia característica de este universo que mezcla personajes de Square Enix con mundos Disney.

La espera ha sido larga y difícil, pero aquí está. Kingdom Hearts ha vuelto a casa. Desde su primer teaser en 2013, cada tráiler y cada anuncio de un mundo nuevo han ido alimentando más y más nuestras ganas de jugar. Por fin podemos disfrutar de uno de los juegos más esperados de la generación. ¿Conseguirá cumplir con las expectativas de los fans?

Que tu corazón te sirva de guía

Sin hacer spoilers, en Kingdom Hearts III acompañamos a Sora y sus amigos en la batalla final contra Xehanort. Prefiero no ahondar en detalles de la historia para no arruinar la sorpresa, ya que considero que Kingdom Hearts es una de esas franquicias que es mejor descubrir e interpretar por uno mismo. Sin embargo, sí puedo decir que este título no defraudará a sus seguidores más veteranos y que lo disfrutarán muchísimo. La historia conserva su esencia, sus buenos valores, su humor, su visión positiva, la reflexión sobre la amistad… Kingdom Hearts III sigue siendo luz.

La historia de Kingdom Hearts, en general, es difícil. Su mundo se rige por unas reglas y unos conceptos que rozan casi lo filosófico: luz y oscuridad, el poder de la amistad, de los corazones, los sincorazón y los incorpóreos… Además, las entregas que Square Enix ha ido desarrollando (como Birth by Sleep, X back cover o 358/2 days) no han seguido un orden cronológico y han dado varios saltos en el tiempo. Quizá ésta ha sido una de las críticas más duras hacia la franquicia, pero ahora que se están cerrando sus tramas y podemos tener una perspectiva más amplia sobre ellas, es muy satisfactorio ver cómo van encajando los eslabones.

Si eres nuevo en este universo y has decidido empezar por Kingdom Hearts III. Es probable que te sientas un poco perdido al principio, ya que se hacen referencias a casi todas las entregas previas. La historia no se quedó en Kingdom Hearts y Kingdom Hearts II. Sino que todos los demás títulos también son imprescindibles para entender la historia al completo. Square Enix nos ha facilitado el trabajo gracias a las recopilaciones de Kingdom Hearts 1.5, 2.5 y 2.8. Que son bastante completas y adaptadas a la generación actual. Así que, si te llama la atención, no dudes en darle una oportunidad.

La magia de los mundos Disney

Al principio, cuando salieron las primeras imágenes de Kingdom Hearts III. Me llamó bastante la atención el contraste con el motor gráfico anterior. Gracias al episodio Kingdom Hearts 0.2, el cual pudimos disfrutar hace dos años. Nos hicimos una idea de cómo iba a lucir este Kingdom Hearts III, pero era demasiado pronto para sacar conclusiones.

Me preocupaba bastante que el cambio al motor Unreal Engine 4 chocase con lo que estábamos acostumbrados a ver en las entregas anteriores. Sin embargo, después de jugar a Kingdom Hearts III. Creo que esta decisión ha sido muy acertada y no debería preocupar a aquellos seguidores que hayan acompañado a Sora desde sus primeras andanzas en 2002. El cambio de look le ha sentado genial. Es más, encaja a la perfección con los mundos Disney elegidos para esta entrega. Como Arendelle o Reino de Corona, los cuales pertenecen a películas más recientes y que el motor gráfico puede representar con mayor detalle. La similitud es tan fiel que en muchas ocasiones dudaremos de si estamos jugando a un videojuego o viendo una película Disney, algo de lo que este videojuego puede presumir sobre las entregas de las pasadas generaciones de consolas, que estaban más limitadas en el apartado técnico.

Los mundos Disney siguen siendo la base sobre la que se sustenta el juego. Sora viajará a través de estos escenarios (¡con la novedad de algunos nuevos de Pixar!) encontrando a nuevos y viejos amigos, mientras aumenta sus poderes. Estos mundos Disney/Pixar, como en otras entregas, representan el camino que Sora debe emprender para alcanzar su objetivo. Películas tan prestigiosas como Frozen, Big Hero 6 o Toy Story, entre muchas otras, son algunas de las novedades que presenta Kingdom Hearts III.

Me ha llamado la atención un detalle. Y es que no he tenido la sensación de que la historia principal se centrase más al principio y al final. En cambio, la historia está mucho más equilibrada que en otros títulos. Lo cual es de agradecer, porque a medida que avanzamos por los mundos Disney se nos recompensará con nueva información y novedades en la trama. Se convierte en un aliciente para seguir jugando (y engancha mucho). Además, aprecio el esfuerzo que ha tenido que hacer el equipo del juego para guionizar cada mundo y relacionarlo con la historia principal.

Puro espectáculo audiovisual

Kingdom Hearts III es todo un espectáculo audiovisual. Es la entrega más colorida de la serie, la más divertida y la más impactante. Si tuviese que definir esta entrega con una palabra, ésta sería magia.

Los combates son el punto fuerte del título. Sora mantiene muchos de los poderes de las anteriores entregas (magia, invocaciones, tino, transformaciones, modo acróbata…). Todas ellas tienen unas animaciones y efectos sobresalientes, con juegos de luces y partículas espectaculares, muy trabajados, que hacen que la experiencia de juego sea muy satisfactoria.

Como novedad en Kingdom Hearts III, la llave espada (nuestra amiga y aliada en combate) puede mejorarse llevando materiales a los Moguri. Además de las estadísticas de fuerza y magia, cada llave espada tiene sus propios combos y transformaciones, aportando un nuevo toque estratégico al combate. Por este motivo, si nos sentimos más cómodos luchando con una llave espada concreta pero se nos queda corta en estadísticas, podemos llevarla a mejorar a la tienda Moguri para no quedarnos atrás. Además, podemos equiparnos con más de una llave espada e ir alternandolas en combate.

Los anillos y accesorios seguirán estando presentes, cada uno aportando características distintas como fuerza, magia, resistencia a elementos o incluso poderes extra. Sora también mantiene su lista de habilidades, las cuales gestionaremos con los PH o Puntos de Habilidad. Nosotros decidiremos estratégicamente en qué queremos invertirlos: saltos más altos, combos más largos, magia más poderosa, acrobacias…

El hecho de tener tantas habilidades, transformaciones, invocaciones y posibilidades hace muy rico el combate y lo convierte en el más divertido de la franquicia. Además, el equilibrio entre cinemáticas y batallas está bastante bien medido para que luchar no se nos haga muy pesado.

Al igual que con los amigos, también nos encontraremos con nuevos y viejos enemigos: sincorazones, incorpóreos, nescientes… Algunos nos sonarán ya de otras entregas y otros son diseños nuevos, pero manteniéndose fieles al estilo habitual y sus ataques. Los jefes finales son grandes, poderosos, épicos, aportan mucha acción y espectacularidad al título. Derrotarlos nos produce satisfacción y un buen sabor de boca.

El viaje del elegido de la llave espada

Las aventuras de Sora no se quedan sólo en la historia principal. Algunas funciones nuevas alargan mucho el contenido y nos prometen varias horas extra de juego. El gumífono resume algunas de éstas. Por ejemplo, tenemos una lista de los tesoros que nos quedan por conseguir, una aplicación con multitud de minijuegos… ¡incluso podemos cocinar con Remy, de Ratatouille!

Además de los minijuegos del gumífono, existen muchos más repartidos por los mundos y que aportan mucha frescura a la aventura. ¡Los héroes también tienen que darse un respiro de vez en cuando!

Una de las mecánicas nuevas más llamativas es la cámara del gumífono. En cualquier momento podremos sacarla y hacer fotografías de los mundos Disney/Pixar, o hacernos selfies con nuestros personajes favoritos. Después, podemos dejarla en la galería o subirla a las redes sociales para compartirlas con nuestros amigos. También la necesitaremos para fotografiar los portafortunas, símbolos coleccionables con la silueta de Mickey Mouse que se esconden por todos los rincones (algunos son muy difíciles de encontrar y se camuflan con el entorno) y que nos harán estar muy atentos a todo lo que nos rodea.

Además, tendremos disponible en todo momento el Diario de Pepito. Muy útil si no hemos entendido algo y queremos repasar la historia, o si no nos acordábamos de algún personaje. Es una herramienta muy buena, necesaria para aquellos jugadores menos familiarizados con la historia.

Los niveles de Kingdom Hearts III han mejorado en todos aquellos aspectos que flojeaban de las anteriores entregas. Ahora son mucho más grandes, más ricos. Resulta llamativo ver entornos tan vivos, con aldeanos, la vegetación que se mueve con el viento, la claridad del agua… Y, lo que lo hace más inmersivo, poder interactuar con ello, que los objetos se caigan cuando les empujas o se quemen si les lanzas Piro.

En comparación con otros títulos, los entornos están mucho más cuidados. Son espacios en ocasiones amplios y vacíos (para que combatir sea lo más cómodo posible). Pero también con sus zonas detalladas, con carteles, farolas, plantas…

Lo que más me ha gustado de estos niveles es la verticalidad. Algunas paredes de los escenarios brillan, lo que significa que Sora puede trepar por ellos y alcanzar zonas nuevas. Se juega mucho con la altura, tanto para expandir los escenarios como para combatir contra enemigos, y la agilidad con la que se ejecutan los movimientos es un punto a favor.

Aunque ha mejorado bastante, la cámara sigue siendo un problema. A veces, cuando se acerca mucho objetos o paredes, hace movimientos bruscos. También he detectado algunos problemas al ejecutar invocaciones o transformaciones. Pero definitivamente no es algo grave ni entorpece demasiado el combate.

Para desplazarnos entre mundos lo haremos, una vez más, mediante la nave gumi. Sin embargo, esta vez los viajes serán un poco distintos. Nos situamos en el espacio y tenemos libertad para movernos en cualquier dirección por un entorno inmenso (ya no es un viaje lineal, como anteriormente). Existen muchos elementos distribuidos por el espacio. Balizas, tesoros, sincorazones… si no eres muy fan de la nave gumi. Te alegrará saber que tampoco se tarda mucho en avanzar hasta los mundos, ni resulta un viaje especialmente duro. Sin embargo, si te apetece explorar este universo tienes un montón de contenido que aprovechar. La nave gumi cuenta con sus propias misiones, retos, sistema de niveles y recompensas.

Respecto a la dificultad, el juego cuenta con tres niveles: principiante, normal y experto. Yo lo he jugado en experto y no me ha resultado complicado. Superando la mayor parte de jefes finales a la primera. Personalmente, no me ha molestado demasiado, porque el ritmo de juego me parece correcto. Pero entiendo que algunos fans no encuentren una experiencia igual de desafiante que en otros títulos de Kingdom Hearts. Tendremos que esperar a un futuro DLC o revisión al estilo de Final Mix para enfrentarnos a un nuevo nivel de dificultad.

El apartado musical es sobresaliente, y viene de la mano de Yoko Shimomura. Que ha sido la responsable de la maravillosa banda sonora que ha acompañado al videojuego durante todos estos años. Tanto piezas musicales nuevas como antiguas, algunas de ellas reimaginadas. Con nuevos arreglos para darles un estilo diferente y que aporta otra sensación a las cinemáticas. La decisión de meter la música de los juegos anteriores me parece imprescindible para despertar la nostalgia de los fans (los pelos de punta desde el minuto 1 en el que abrimos el menú del juego).

Los efectos de sonido son buenos y variados. Por ejemplo, cada llave espada tiene los suyos propios y encajan a la perfección con la ambientación mágica y espectacular de la franquicia.

Kingdom Hearts III es un juego muy bonito en el apartado audiovisual. Pero eso también implica un uso importante de los recursos técnicos. El rendimiento, en varias ocasiones, no es el adecuado. Cuando hay animaciones muy coloridas (las atracciones, por ejemplo). Con muchas partículas en pantalla, o Sora se enfrenta a muchos enemigos, la fluidez baja hasta los 10-15 fps. Por lo general, en espacios más reducidos o cinemáticas, el juego alcanza los 60 fps y se ve muy bien, pero la bajada de frames en combate puede resultar molesta.

Quizá, por este motivo, los desarrolladores hayan decidido incluir en las opciones gráficas la posibilidad de sacrificar calidad en la imagen por rendimiento del juego (bajando la resolución y alcanzando más fotogramas por segundo). Pero esta decisión no me parece muy adecuada para aquellos jugadores que lleven tiempo esperando para disfrutar de una experiencia de juego óptima.

El juego llega doblado al inglés, pero completamente traducido al español. Habría estado genial poder disfrutar de un doblaje en nuestro idioma. Pero lo cierto es que las voces en inglés son de muy buena calidad y los textos funcionan perfectamente para que se entiendan bien tanto los menús como la trama.

Un juego para todos los públicos

En conclusión, Kingdom Hearts III cumple con las expectativas y es el mejor juego de la franquicia a día de hoy. Es toda una maravilla audiovisual, y mejora todos los apartados de sus anteriores juegos. Los combates son impresionantes, dinámicos y entretenidos. Es un placer poder acompañar a Sora en esta épica batalla final contra Xehanort.

Estoy seguro de que Kingdom Hearts III gustará a todos. Tanto aquellos que pudieron disfrutarlo desde sus primeras andanzas como aquellos que descubren este universo por primera vez. A todos os digo: que el corazón os sirva de guía.

kingdom hearts iii

Hemos podido analizar Kingdom Hearts III gracias a una copia física ofrecida por Koch Media.

¿Te ha gustado el análisis? ¿Habéis sentido nostalgia por poder jugar de nuevo con Sora y compañía? Cuéntanos lo que te ha parecido en los comentarios.

Análisis de Kingdom Hearts III
4.5 (90%) 2 votes
Reseña
  • Kingdom Hearts III
    9Valoración Final

    Kingdom Hearts III nos lleva de la mano de Sora y sus amigos a una épica batalla final. Se trata del mejor juego de la saga hasta ahora: combates emocionantes, efectos especiales y mucha magia. Tanto los seguidores más fieles de la franquicia como aquellos que lleguen por primera vez disfrutarán de este título, que promete muchas horas de espectáculo audiovisual.

    • Historia
    • Jugabilidad
    • Gráficos
    • Sonido
CONCLUSIÓN
    • DESTACAMOS
      • El combate es el más divertido de toda la saga.
      • Los mundos Diney/Pixar se ven mejor que nunca.
      • Audiovisualmente es una maravilla.
    • A MEJORAR
      • Algunos problemas con la cámara.
      • Problemas de rendimiento y bajadas de FPS.
      • Si eres nuevo en la historia, es posible que te pierdas un poco.
Dejar un Comentario

Newsletter
Login
Loading...
Sign Up

Nuevo miembro no permitido

Loading...