Análisis de Need for Speed Heat – Rompiendo reglas y límites

Electronic Arts nos vuelve a deleitar con una nueva entrega de Need for Speed de la mano de Ghost Games, quienes han desarrollado otros títulos de la saga como Payback y Rivals, por ejemplo. La nueva entrega se llama Need for Speed Heat. No he dejado de recorrer las carreteras de Palm City en mis coches favoritos, Ford Mustang (1965) y Dodge Charger R/T (1969), desde que el videojuego cayó en mis manos. Ahora disminuyo la velocidad y os cuento todo lo que debéis saber de Need for Speed Heat en el análisis de PureGaming.

Need for Speed Heat – Velocidad y Óxido Nitroso

Need for Speed Heat es el nuevo trabajo de Ghost Games para la saga Need for Speed. Se trata de un videojuego de conducción Arcade desarrollado para PlayStation 4, Xbox One y PC. Se vuelve a apostar por el mundo abierto, las misiones principales y secundarias, retos y coleccionables, y una ingente cantidad de coches mejorables a nivel técnico y estético.

Heat es la vigésimo cuarta entrega de la saga y parece que los años se empiezan a notar, al menos desde que Ghost Games está el mando. La compañía tomó un rumbo que no terminó de agradar a una gran mayoría de fans y lo han mantenido en cada entrega. Heat no es la excepción y resulta ser una prueba más de la falta motivación para el cambio o la innovación por parte de los desarrolladores. Estamos ante un videojuego que se limita a dar lo justo y que se mantiene en su fórmula, tanto para bien como para mal.

Una de polis y carreras callejeras

La historia vuelve a ser uno de los principales motivos para avanzar en Need for Speed Heat. Palm City es una ciudad que acoge un festival de carreras de coches por el día y carreras ilegales por la noche. Esta dualidad no solo es una mecánica básica del videojuego, sino que marcará en gran medida los sucesos que ocurran. Quienes acudan a Heat buscando una narrativa espectacular y llena de giros inesperados se van a dar de frente con la dura realidad: La campaña de Need for Speed Heat es una mera excusa para la progresión.

La narrativa no profundiza ni va más allá que una película de A todo Gas, por ejemplo. A grandes rasgos se limita a cumplir: Nos presenta los elementos del videojuego y motiva para progresar. Da la sensación que está hecha a modo de tutorial para un endgame más profundo, pero una vez llegas al final la mayoría de jugadores sentirá que el videojuego ha dado todo lo que podía dar.

Si hay algo que debo reconocer a Heat como un logro es lo bien que suenan los diálogos en inglés y español, y en la inclusión del lenguaje urbano, incluyendo expresiones propias de cada idioma.

Una ambientación basada en la iluminación y los colores

La ambientación de Need for Speed Heat fue uno de los apartados que más llamó la atención en los tráilers, ¡Y no defrauda! Ofrece justo lo que se esperaba: Carreras callejeras a toda velocidad, neones y colores por todos lados junto un estilo muy malote. El día y la noche vuelven a jugar papeles distintos. Durante el día, Palm City es un lugar lleno de luz natural, palmeras y un ambiente muy caribeño a lo Miami. Sin embargo, el verdadero espectáculo llega al anochecer.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La noche en Need for Speed Heat es uno de los mejores aspectos debido al apartado gráfico y la ambientación. Las luces artificiales de los neones, farolas y los coches forman un cóctel de colores que iluminan una ciudad e invitan a recorrerla. Las grandes avenidas iluminadas contrastan con los tenues límites de costa o las oscuras calles industriales. Todo esto acompañado por un HUD durante las carreras basado en neones multicolor. Es sencillamente fabuloso.

El sonido de Need for Speed Heat se deja disfrutar. Si hablamos de lo que podemos escuchar en el ambiente, sin duda el rugir de los motores es lo más destacado con creces. Y si os gusta la música mientras recorréis las carreteras de Palm City, Need for Speed Heat cuenta con un repertorio de música licenciada elegida entre los éxitos actuales de Reggaeton, Hip Hop, Trap y electrónica.

Un estilo un tanto familiar

Entre toda esta ambientación moderna de neones y color, he visto claras influencias de un estilo ya visto en la saga. Los diálogos y el comportamiento de los personajes recuerdan mucho a lo visto en Underground 2 y Most Wanted. En ocasiones esto me ha hecho sentir que estos apartados resultan algo anticuados e incluso graciosos.

Need for Speed Heat necesita una parada en boxes

El apartado gráfico de Need for Speed Heat no es lo mejor de la generación actual, pero sin duda nos dejará boquiabiertos en muchos momentos, en especial cuando llueve. Teniendo en cuenta esto y lo que hemos hablado sobre la ambientación, sobra decir que Heat luce increíble. El problema del videojuego se presenta cuando hablamos del rendimiento.

Need for Speed Heat anuncia sus requisitos mínimos y recomendados para PC

En esta ocasión los FPS no son un problema, pero si las congelaciones y los crasheos, que se repiten más de lo que me gustaría admitir. He sufrido bastantes congelaciones (de varios segundos) y al menos 4 crasheos durante todas las horas que he jugado.

Si estuviésemos tratando un videojuego como Age of Empires, por ejemplo, las congelaciones serían molestas, pero no afectarían en gran medida a nuestra partida. Sin embargo, hablamos de un videojuego de conducción en el que nuestra velocidad media serán los 200 kilómetros por hora. Una congelación durante una curva o una persecución puede acabar con nuestra carrera o el coche empotrado en una pared.

¡Hemos venido a correr!

Ghost Games ha hecho muchas cosas positivas y negativas con Need for Speed Heat. Una narrativa floja y un apartado gráfico alucinante pedían a gritos una jugabilidad que atrapase desde el primer momento. Desgraciadamente los desarrolladores siguen empeñados en no escuchar y en seguir una fórmula que año tras año tiene peores notas. Heat cuenta con tres dificultades, de las cuales solo la última es competente; y con un mundo abierto lleno de carreras, que de nuevo se dividen entre el día y la noche.

Por el día asistiremos a carreras legales y por la noche abrazaremos el lado más ilegal de las competiciones. Según qué momento del día elijamos y qué carreras obtendremos más dinero o reputación. El dinero es esencial para mejorar la puntuación de equipo, cambiar estéticamente nuestro coche y comprar otros del gran catálogo disponible. El respeto nos permite acceder a mejores piezas y a competir contra las mejores bandas, que tendrán requerimientos de nivel de equipo. El punto está en ir alternando entre el día y la noche. Sin embargo, es durante estas últimas donde reside la verdadera diversión de Heat.

Las carreras ilegales y nocturnas tienen un importante aliciente: La Policía. Las autoridades patrullarán la ciudad y harán todo lo posible para capturarnos, estemos o no en una carrera. Dispondremos de un nivel de reputación y búsqueda. Cuanto más traviesos seamos, más ganas tendrá la policía de arrestarnos. Podremos sobornarles, aunque rápidamente volveremos a captar su atención. La parte de policías contra delincuentes es la más divertida del videojuego con diferencia.

Además de las carreras legales e ilegales que conforman las misiones de historia y secundarias, dispondremos de eventos y coleccionables repartidos por el mundo. Los fans de Forza Horizon 4, por ejemplo, encontrarán grandes similitudes: Controles de velocidad, saltos, carteles, coleccionables escondidos, misiones diarias… Todo esto podremos experimentarlo en solitario o con nuestros amigos gracias al multijugador.

El gran problema de Heat

Need for Speed lleva arrastrando un gran problema desde hace varios videojuegos: La conducción. La mecánica básica de un videojuego de conducción es conducir y es un aspecto en el que no puede permitirse el lujo de fallar. Partiendo desde el conocimiento de que Heat es un videojuego Arcade, resulta que su conducción está lejos de ser cómoda y de tener algún sentido, pues está basada en el derrape y cualquier cosa que hagamos durante una curva acabará siendo un derrape.

análisis Need for Speed Heat

Los coches no suelen reaccionar como esperaríamos

La conducción de Need for Speed Heat es rígida, tosca y casi te obliga a derrapar en casi todas las curvas. Lo difícil es tomar una curva sin derrapar. Al despulsar y pulsar (rápida o lentamente) el acelerador, el coche derrapará. Si apretamos el freno y aceleramos, el coche derrapará. Finalmente, si pulsamos el freno de mano, el coche derrapará exageradamente. La única forma de pasar una curva sin derrapar es sin soltar el acelerador o a velocidades inferiores.

Esta es la lista de coches base que estarán disponibles en Need for Speed Heat

Heat resulta divertido una vez dominas su peculiar conducción, pero termina siendo parte de un sentimiento general: Demasiado repetitivo. Las carreras no se diferencian mucho entre sí y resultan menos diferenciables cuando casi todas las curvas las tomas derrapando. No niego que me he divertido derrapando entre el tráfico, los competidores y la policía, pero saber lo que me espera en cada curva le quita sorpresa a la experiencia.

Misma fórmula, misma conclusión

En definitiva, Need for Speed Heat es otro videojuego de Ghost Games que sigue la misma fórmula jugable, pero cambiando la ambientación y el apartado gráfico. Como he señalado al comienzo del análisis, Heat es la prueba de que los desarrolladores no quieren o son incapaces de reconocer errores y de retomar el control de la saga Need for Speed. Estamos ante un videojuego que puede ser divertido, pero que no pretende nada más. Ofrece lo justo y no se atreve a mejorar o innovar.

Ciertamente podemos divertirnos una gran cantidad de horas entre las calles de Palm City: Persecuciones policiales, carreras, personalización de nuestros coches… Sin embargo, todo esto es solo la punta de un iceberg que bajo las aguas, en su núcleo, se siente más desgastado en todos los sentidos con cada entrega. ¡Y es una pena! Need for Speed podría convertirse en un videojuego tan duradero como Forza Horizon 4, sin embargo sus desarrolladores siguen apostando por ofrecer lo justo.

Hemos podido realizar este análisis en una PlayStation 4 Pro gracias a una copia digital ofrecida por Electronic Arts.

Reseña
  • Need for Speed Heat
    6Valoración Final

    Volvemos a ponernos al volante con Need for Speed Heat, un videojuego de conducción Arcade que nos presenta la fantástica Palm City. En esta nueva localización participaremos en competiciones legales durante el día y en carreras ilegales por la noche, siempre con la Policía a nuestro rebufo. ¡Velocidad en estado puro!

    • Historia
    • Jugabilidad
    • Gráficos
    • Sonido
CONCLUSIÓN
    • DESTACAMOS
      • El apartado gráfico y la ambientación son sorprendentes
      • Gran cantidad de coches y personalización estética y técnica
      • Las persecuciones policiales son desafiantes
    • A MEJORAR
      • El rendimiento podía ser mejor: Congelaciones y crasheos
      • La conducción es rígida, tosca y absurda
      • Experiencia repetitiva
Dejar un Comentario

Newsletter
Login
Loading...
Sign Up

Nuevo miembro no permitido

Loading...