Una propuesta de ley en EE.UU estudia subir las tasas a los videojuegos violentos

Doom. God of War. Grand Theft Auto. Madworld. Manhunt. Y sigue contando. Son muchos los ejemplos de videojuegos en los que la violencia está presente. De una forma más o menos explícita: pregunta a cualquier jugador que enseguida puede darte 2 o 3 títulos. Esto es un hecho, no estamos descubriendo América.

También hemos visto múltiples casos en los que se han relacionado los videojuegos con sucesos violentos ocurridos en la vida real, y el caso del tiroteo ocurrido en el colegio de Parkland la semana pasada no iba a ser menos. Tardaría más o menos en llegar la polémica, y así ha sido. El gobernador de Kentucky, Matt Bevin, comentó en una entrevista que los videojuegos tenían parte de culpa en el atentado sufrido en esta ciudad del Estado de Florida.

El congresista republicano de Rhode Island, Robert Nardolillo, ha propuesto una tasa que incremente el precio de los videojuegos violentos.

Con esta medida los videojuegos catalogados para público adulto verían incrementado su precio. “Hay evidencias de que los niños que están expuestos a los videojuegos violentos desde temprana edad tienden a ser más agresivos”, comenta Nardolillo. “Este impuesto permitiría que las escuelas tengan recursos adicionales para ayudar a que los alumnos dirijan esa agresión de una manera positiva”.

Videojuegos Violentos Impuestos EEUU

El aumento sería de un 10%, lo que equivaldría a 6 dólares en un juego de 60.

Está claro que existen juegos totalmente salvajes, ultraviolentos y explícitos. Algunos incluso se han visto censurados. No voy a sacar como ejemplo los anteriormente mencionados, que lo son, si no que voy a ir un paso más allá, al extremo.

  • En Carmageddon, de 1997, podíamos atropellar civiles a diestro y siniestro con nuestro coche mientras completábamos la carrera de turno.
  • En Call of Duty Modern Warfare 2 era un hecho que habría tiros. Un juego bélico si ellos no tendría sentido. Pero existía una misión totalmente inesperada que llevó al juego al ojo del huracán, donde acompañábamos a Makarov, el villano del juego, por un aeropuerto matando civiles a placer.
  • Hatred, para mi el culmen de la ultraviolencia, fué un juego muy polémico de 2015 desarrollado por Destructive Creations en el que un loco se armaba en su casa y debía avanzar por la calle sembrando el caos contra inocentes. Salvaje y sin un trasfondo, es el colofón.

Por supuesto que existen más títulos, pero estos ejemplifican lo que busco. Y aquí entra el debate. ¿Es esto verdad? ¿Los videojuegos tienen la culpa? En mi opinión, y en la de esta casa, no existe debate. La respuesta es un rotundo NO. Un juego no hace violenta a una persona.

Videojuegos Violentos Impuestos EEUU

Es cierto que se han dado muchos casos de personas que se han vuelto locas y provocado altercados o matanzas tras haber pasado muchos días seguidos jugando a videojuegos. Esto es lo que nos cuentan las noticias. Pero no hacen hincapié en el por qué de que esa persona acabase así. Huyendo de la vida real y refugiándose, en este caso, en los videojuegos (puede extenderse a películas o series). Un servidor recurrió a ellos cuando no pasaba por una buena racha en su adolescencia. Sin llegar a estos extremos ni de lejos (no os asustéis, podéis ir dejando el teléfono donde estaba), y me ayudaron muchísimo.

Os pongo al corriente de un par de circunstancias verídicas que me pasaron, ambas en el cine. Viendo “El Renacido”, la película de Leonardo DiCaprio. Había delante de mi una familia con su hijo de 10 años. ¿Cómo iban a saber esos padres que una película que se anunció desde el principio como no apta para menores de 18 no era apta para menores? ¿Estamos locos o qué?

Videojuegos Violentos Impuestos EEUU

La segunda fue viendo Deadpool, donde una madre había llevado a sus hijos de unos 12 años a ver la película del mercenario bocazas con le pretexto de que era una película de superhéroes y les gustaría. A mitad de cinta salió con ellos de la sala despotricando, e incluso puso una queja en el cine.

No tiene mucho que ver con los videojuegos pero si con el tema que nos atañe. Igual no es problema de los videojuegos si no de padres sin dos dedos de frente que, en lugar de dar a sus hijos la atención que estos necesitan y merecen, prefieren que los eduque la televisión o la consola. Y ya no vamos a entrar en el tema del control de las armas y su generoso reparto por la segunda enmienda estadounidense. Porque tendríamos para otro buen rato.

¿Y vosotros que opináis? ¿Sois partidarios de este impuesto o pensáis como nosotros?

Una propuesta de ley en EE.UU estudia subir las tasas a los videojuegos violentos
4.5 (90%) 2 vote[s]
Dejar un Comentario

Newsletter
Login
Loading...
Sign Up

Nuevo miembro no permitido

Loading...