Mario Arroyo
Artículo escrito por Mario Arroyo
Sin videojuegos, la vida sería un error. Pulsando teclas, botones y joysticks desde que tengo uso de razón. Apasionado y analista de videojuegos en todas sus formas, colores y sabores.

El Señor De Los Anillos no solo nos ha dejado grandes obras maestras en la literatura y en el ámbito cinematográfico, sino que también nos ha ofrecido varios títulos dentro del campo de los videojuegos como por ejemplo, La Batalla por la Tierra Media, 1 y 2 o los títulos que iban de la mano de las películas, entre muchos otros… En los últimos años hemos podido seguir disfrutando del fantástico universo de Tolkien una vez más gracias al juego de Tierra Media: Sombras de Mordor, un título que agradó y sorprendió a gran parte de la crítica y de sus jugadores, con una historia inédita que cuenta las hazañas de Talion, su protagonista, el cual llegó el pasado año 2014 de la mano de Warner Bros y Monolith Studios.

3 años después ambas compañías han continuado su andadura en el mundo de los videojuegos para darle una continuación a la historia de Talion, y de esta forma, hace un par de semanas llegó a las tiendas el nuevo Tierra Media: Sombras de Guerra, el cual pretende continuar con la historia de su antecesor, y mejorar ciertos aspectos que no terminaban de convencer a sus jugadores, tres años atrás. Por ello, vamos a ver qué tal le ha sentado la madurez y el paso del tiempo al nuevo juego de Tierra Media, y vamos a adentrarnos poco a poco en todas las características que nos ofrecen “Las Sombras de Guerra” de Monolith y Warner Bros.

Videoanálisis

El señor de la venganza

Para ponernos en situación, debemos echar la vista atrás y recordar ese querido Sombras de Mordor, el cual llegaba con un sistema de control que se acercaba en muchos aspectos a los juegos de la saga Batman: Arkham. Aunque la innovación no era muy destacable en el juego, la escueta historia y el pequeño mundo en el que se desarrollaba gustaron a muchos fanáticos de la saga. Partiendo de esta base, Monolith y Warner Bros han reutilizado estos elementos, pero han sabido jugar muy bien con ellos, expandiendolos todavía más para ofrecer un juego más largo, en cuanto a duración se refiere, y mucho más grande en términos de entorno jugable.

La historia toma lugar poco después de los sucesos ocurridos en Sombras de Mordor, y como no, continúa con la historia de Talion, el característico protagonista del juego. El sentimiento de venganza, sigue siendo el detonante del hilo argumental de este Sombras de Guerra, al igual que ocurría con su antecesor, y gracias a ella, Talion encontrará la fuerza suficiente para acabar con el Señor Oscuro y todas las ordas de orcos que están a su servicio.

Los que hayáis jugado al primer título, sabréis que Talion está técnicamente muerto, y que se mantiene con vida gracias a un espectro de elfos vengativos llamado Celebrimbor. Éste ser, se presenta como un creador de los Anillos de Poder, y de esta manera, crean un anillo especial para otorgar habilidades de otro mundo a Talion, el cual le permite luchar de manera especial para detener a las fuerzas de Sauron. En esta nueva entrega, Talion forja un nuevo anillo, que cae en las manos equivocadas demasiado rápido…

El entramado argumental de Sombras de Guerra no destaca por tener una profundidad muy exquisita. Es cierto que el título es muy entretenido, e invita al jugador a seguir con su historia hasta el final, pero los personajes secundarios así como las líneas argumentales carecen de mucha relevancia. Aun así, la historia es más larga que en su antecesor, y el número de misiones especiales y secundarias se han visto incrementadas. Pero dónde reside realmente la importancia del título es en el sistema jugable.

tierra media: sombras de guerra

El Retorno del Sistema Némesis.

Tras el éxito del sistema Némesis en Sombras de Mordor, nos parecía crucial que estuviera presente en esta nueva entrega y así ha sido. De hecho, este factor se ha visto mejorado, convirtiéndose así en un ecosistema total que reacciona constantemente a nuestras hazañas. De esta manera, nuestro objetivo final, será el de construir un ejército de orcos. Al igual que ocurría en el juego anterior, cada orco de Sombras de Guerra tiene un nombre único, una apariencia propia, y como no, un conjunto de atributos y habilidades, los cuales, si sabemos gestionarlos con paciencia y conocimiento, podremos utilizarlos a nuestro favor en cualquier pelea.

Dentro de este apartado, tenemos que hablar del método de reclutamiento que presenta el juego. Tenéis que saber que esta capacidad no estará disponible hasta que no juguemos varias horas al título y acabemos las misiones del segundo acto. Así pues, el sistema de reclutamiento tiene una estructura que tendremos que cumplir para poder añadir así nuevos integrantes a nuestra armada personal. Nuestro deber será el de debilitar a los enemigos, para después poder dominarlos. Tras esto, aparecerá un mensaje en pantalla para poder reclutarlos gracias a un movimiento especial. Por último, un aspecto a tener en cuenta es que solo podremos reclutar enemigos del mismo nivel o inferior al nuestro.

Como no, tendremos diferentes tipos de enemigos a los que poder reclutar. Así encontramos los guerreros cuerpo a cuerpo, los cuales son muy fáciles de dominar, y una vez reclutados nos seguirán y lucharán para nosotros. También encontramos a los arqueros, que podrán atacar a escondidas a los enemigos contra los que estemos luchando. Y como no, los capitanes de los ejércitos. Luchar contra ellos será una tarea un tanto más complicada, pero una vez dominados y reclutados, podrán comandar tropas en nuestro nombre para luchar en las batallas a gran escala que presenta el juego.

No hay duda de que uno de los problemas principales que presentan los juegos de mundo abierto, es que, a pesar de la libertad de acción que presentan, tienden a ser repetitivos. De esta manera, y gracias al sistema Némesis de Sombras de Guerra, el juego gana en profundidad a unos niveles sorprendentes y no podemos andar tranquilos por ninguna parte del escenario, pues nunca se sabe cuando podrás encontrarte a un capitán de un ejército orco esperando para atacarte. O cuando te toparas con unos enemigos que poder reclutar.

tierra media: sombras de guerra

¡A por las fortalezas!

Una de las novedades más interesantes que hemos encontrado en Sombras de Guerra es las toma o conquista de fortalezas que encontraremos repartidas por el escenario. Estas batallas nos han sorprendido gratamente, pues están desarrolladas a gran escala y visualmente son espectaculares. En ellas, tendremos la obligación de ir capturando una serie de puntos de control, hasta poder llegar así a la fortaleza interior, donde tendremos que enfrentarnos al jefe final que culmina con este espectáculo de espadas y sangre.

Pero no penséis que es una tarea sencilla, pues estas fortalezas tienen una amplia gama de defensas incorporadas. Desde armas de asedio, hasta arqueros o aceite hirviendo. Si vamos tomando puntos de control, estas defensas se irán deshabilitando poco a poco, por lo que es muy recomendable que os lo toméis con calma y paciencia.

Centrándonos ahora en el movimiento de Talion, cabe destacar que la estructura no cambia mucho en relación a Sombras de Mordor, y el control es bastante intuitivo. Las referencias e inspiración de la saga Assassin’s Creed o a la trilogía de Batman: Arkham, vuelven a quedar patentes en esta secuela de Sombras de Mordor, por lo que los controles no sorprenden a nadie.

Dentro de este apartado, un detalle que gustará a algunos y que odiarán otros es el hecho de poder  mejorar las habilidades de Talion. En algunos casos, las capacidades llegan a resultar demasiado poderosas. Por ejemplo una de las capacidades consiste en teletransportar a nuestro protagonista hasta cualquier enemigo que tengamos dentro del campo de visión para poder matarlo instantáneamente. La de trepar por los salientes a la velocidad de la luz también nos ha parecido muy asombrosa. Que la mejora de habilidades conviertan a nuestro protagonista en casi un super héroe es un aspecto divertido del título, pero que a su vez le resta toda la posible verosimilitud que pudiese caber en este videojuego… Aunque si pensamos que Talion es una mezcla entre un espectro y un cuerpo físico, lo podemos dejar pasar.

tierra media: sombras de guerra

Super Talion

El árbol de habilidades, presenta así un número bastante amplio de opciones con un total de 33 capacidades disponibles para nuestro personaje. Además, cada una, se podrá mejorar hasta en 3 ocasiones gastando los puntos de habilidad que iremos obteniendo conforme vamos avanzando en la historia al completar misiones principales y secundarias. Dentro del amplio marco de habilidades encontramos 6 tipos distintos, diferenciando así las de Combate, Depredador, A distancia, Espectro, Montura e Historia.

Dentro del apartado de la jugabilidad, cabe destacar un par de aspectos a tener en cuenta. El primero de ellos sería el de la habilidad de regeneración de salud de Talion la cual puede hacerse a través de varios métodos. El más común, será el de absorber la salud de los enemigos más débiles. Es un método bastante útil, pero eso sí, si estamos regenerando nuestra salud y nos golpean, este proceso se cancelará. De hecho, saber cuándo retroceder y encontrar el momento más adecuado para curarnos es la clave para sobrevivir a Sombras de Guerra. Aun así, este proceso es bastante sencillo, pues la movilidad y agilidad de Talion, así como la actitud pausada de los enemigos, hacen que no resulte muy complicado avanzar por el entramado del título.

El segundo aspecto a destacar en relación a la jugabilidad del nuevo juego de Monolith, es que algunos capitanes de los Uruk dropean ciertos accesorios cuando acabamos con ellos, los cuales nos vienen muy bien de cara a mejorar a nuestro personaje. Así, cuando acabemos con ellos, podremos recibir bastantes objetos muy útiles. De hecho, cuanto mayor sea el nivel del capitán al que ejecutemos, mayor potencial tendrá el equipo que ha dropeado, por lo que os recomendamos que acabéis con todos los que podáis.

tierra media: sombras de guerra

La Tierra Media desde casa

En otro orden de cosas, tenemos que hablar del apartado técnico de Sombras de Guerra. El paso del tiempo le ha sentado bien a esta secuela, la cual presenta una mejora en ciertos apartados, como los modelados y las texturas, eso sí, sin llegar a impresionar a altos niveles. Los efectos de luces y sombras, los detalles de las grandes batallas y el alto número de enemigos en pantalla, hacen que visualmente Sombras de Guerra sea un juego agradable, pero sin llegar a sorprender a la vista. De esta forma la tasa de frames que ofrece el título es de 30 FPS, que no se despeinan, al menos en la versión de PS4 que hemos probado.

En relación al apartado sonoro, el juego presenta un buen doblaje al castellano, así como una banda sonora que mantiene el espectacular nivel de la primera entrega, y que nos hace sentir uno más en el universo de Tolkien.

En resúmen, Monolith ha sabido beneficiarse de las virtudes de Sombras de Mordor, mejorando ciertos apartados. Si hubiese que mejorar algún aspecto del juego, nos hubiese gustado que la historia presentase cierta profundidad en algunos apartados, y que se le otorgara cierta relevancia a los personajes secundarios. Aun así, es un juego muy entretenido, en el que no hay espacio para el aburrimiento, donde las batallas más épicas de la Tierra Media se sienten a flor de piel. Es un juego sin duda alguna recomendadísimo para todos aquellos fanáticos del universo de Tolkien, y por qué no, para aquellos que todavía no han tenido el valor de acercarse a Mordor.

tierra media: sombras de guerra

 

Análisis de Tierra Media: Sombras de Guerra – El Señor Oscuro nunca duerme
3 (60%) 2 votes

Pros
  • El retorno del sistema némesis.
  • Su doblaje y su banda sonora
Cons
    6.6 Recomendable

    Dejar un comentario

    Please enter your comment!
    Please enter your name here