Mario Arroyo
Artículo escrito por Mario Arroyo
Sin videojuegos, la vida sería un error. Pulsando teclas, botones y joysticks desde que tengo uso de razón. Apasionado y analista de videojuegos en todas sus formas, colores y sabores.

No hay duda de que el género de la ciencia ficción cada vez está ganando más adeptos dentro del mundo de los videojuegos. Tanto es así, que en el último año hemos visto juegos de la talla de Prey, Mass Effect Andromeda, Horizon: Zero Dawn o Nier Autómata. Deck 13, también quiere aportar su granito de arena y así nos ha traído The Surge, un juego de acción, ciencia ficción y rol que nos trasladará a un futuro donde la tecnología y las máquinas han potenciado su desarrollo hasta límites insospechados. El título, ha llegado a nuestro país gracias a BadLand Games en formato físico y digital a PlayStation 4, Xbox One y PC.  En The Surge, el calentamiento global es el gran responsable de la situación que viven los ciudadanos de una tierra superpoblada y con muy pocos recursos. Los habitantes viven asustados gracias a las constantes guerras que se están produciendo en el planeta azul.

Primeros pasos

En este contexto empieza nuestra historia, y como no, la de nuestro protagonista Warren, un minusválido al que le adhieren un exoesqueleto para volver a recuperar la movilidad. Debido a la escasez de recursos y a la insostenible situación,  surgen una serie de corporaciones cuyo principal objetivo es el de normalizar la situación lo máximo posible.

Una de estas organizaciones se denomina “CREO”, y se vale de los avances tecnológicos que se han dado en el mundo para poder trabajar en disminuir el cambio climático. Así pues, todos los empleados de esta compañía llevan implantes tecnológicos y distintas piezas electrónicas adheridas al cuerpo para poder desempeñar sus funciones. Y claro, si pensamos en que nuestro protagonista es minusválido, pues ya nos podemos hacer una idea de hacia dónde se dirige el camino…

the surge

De esta forma, entramos a formar parte del equipo de trabajadores de CREO, sin embargo en la intervención quirúrgica que nos unirá al exoesqueleto, algo sale mal y despertamos sin saber qué ha ocurrido a nuestro alrededor. Los componentes electrónicos adheridos a nuestro cuerpo parecen funcionar a la perfección, pero es el mundo el que ha cambiado, y ahora, gran parte de la plantilla de la corporación CREO, tanto humana como robótica, parece haberse vuelto loca y muy agresiva.

Por tanto, nuestra tarea principal reside en encontrar una explicación sobre el por qué ha ocurrido este desastre y tendremos que recorrer las distintas instalaciones de la empresa, las cuales se encuentran bien diferenciadas en alas de investigación pero que a su vez están conectadas entre sí. Este detalle no quita que el diseño de niveles a veces sea un tanto complicado de entender, llevando a veces al jugador a la pérdida y la confusión, y por si esto fuera poco, el juego no nos ayuda a seguir por el camino establecido.

Un detalle que nos ha parecido correcto es que, en algunos momentos de la historia, tropezaremos con diferentes supervivientes de la tragedia que formarán parte del argumento de The Surge. Si bien es cierto que no podemos fiarnos de nadie, pensamos que este rasgo añade cierta profundidad a la trama cuando vamos conociendo más de ellos, y es un añadido que le viene bien a la historia. Vale la pena resaltar que el relato que presenta The Surge carece de misterio y que es ligeramente predecible en algunos casos, por lo que no pretende impresionar al jugador, pero en nuestra opinión sí que consigue entretener.  

Videoanálisis

Toma el control

El siguiente punto a tratar en nuestro análisis sería la jugabilidad que presenta The Surge. El hecho de que nuestro fiel compañero sea un exoesqueleto afectará a nuestra movilidad, y la favorecerá notablemente. El sistema de combate será el principal protagonista de este apartado y si no estamos muy acostumbrados a los juegos en tercera persona, lo más probable es que en un primer momento, nos parezca algo basto y lento.

Lo que tenemos que buscar para acabar con nuestros enemigos de forma efectiva es la ejecución de combos, y asestar un contundente golpe final. Y dicho así, suena todo muy bonito pero el combate no es tan sencillo como puede parecer, sino que el juego invita al jugador a pensar cada movimiento y tener una estrategia adecuada para ejecutar el ataque, y para defendernos cuando la situación lo requiera. De hecho el juego no está pensado para ser un camino de rosas, sino que en muchas ocasiones la experiencia de combate será frustrante debido a la elevada dificultad que se les ha brindado a los enemigos, convirtiendo así a The Surge en un verdadero reto. Puede ser que este detalle sea porque el combate está estructurado en un sentido poco activo, y el más mínimo descuido nos pasará factura.

En este sentido, durante los combates, tendremos la posibilidad de elegir qué parte del cuerpo de los enemigos queremos golpear, para que nuestros ataques sean lo más dañinos y eficaces posible. Estas partes del cuerpo vienen señaladas en el HUD con distintos colores para marcar cuáles de ellas están más desprotegidas o son más vulnerables. Así mismo, podremos despedazar ciertas extremidades de nuestros contrincantes para poder conseguir ciertos objetos de valor que después podremos canjear por chatarra electrónica, que ahora hablaremos de ella, o incluso para poder utilizarlos nosotros mismos.

the surge

Como hemos dicho, los combates no brillan por tener un ritmo acelerado ya que la mayoría de enemigos que encontramos por el escenario tienen un movimiento levemente pausado. De hecho, los movimientos de los enemigos son bastante genéricos y muy predecibles, pero mucho ojo, esto no significa que sea fácil acabar con ellos, o evitar recibir daño de su parte. De hecho, a lo largo de las primeras horas, vais a tener que acomodaros al estilo de juego y en muchas ocasiones tendréis que pasar por las mismas zonas varias veces, hasta acostumbraros a los controles de combate, pero una vez conseguido esto, el juego lo disfrutaréis muchísimo más.

Para continuar, cabe destacar que tendremos un punto de control a modo de centro, o base de operaciones, en el cual podremos regenerar nuestra salud, así como la capacidad de energía de nuestro exoesqueleto, pero mucho ojo aquí, porque cada vez que entremos a esta base, los enemigos volverán a aparecer sobre el terreno, aunque hayamos acabado con ellos con anterioridad… Es como repetir lo mismo una y otra vez.

Y quizá este detalle pueda parecernos muy aburrido,  pero en más de una ocasión se agradece, pues matar de nuevo a los enemigos nos permite conseguir piezas de chatarra electrónica que podremos utilizar para reparar nuestro equipo, así como mejorarlo o crear uno nuevo.

De chatarra también se vive

Y es que The Surge ha incorporado este sistema de puntos en forma de chatarra electrónica, los cuales recibiremos siempre que acabemos con algún enemigo y que serán clave a la hora de mejorar entre otras cosas nuestro armamento. Este progreso en relación a nuestros materiales y equipo es muy importante, ya que conforme vamos avanzando en la historia, vamos encontrándonos con enemigos mucho más fuertes e incluso con algún que otro jefe final, que nos hará la vida imposible.

Por ello, en alguna ocasión nos toparemos con enemigos de un tamaño y fuerza considerables, y tendremos que preparar muy bien nuestro exoesqueleto, así como las armas y nuestro equipo para poder plantarles cara, porque creernos que esto no será ninguna tarea fácil. En este sentido, se agradece que los desarrolladores hayan optado por un sistema de combate de cierta complejidad, y no sea un juego de matar y avanzar continuamente, el cual no suponga ningún reto para el jugador.  

the surge

Así mismo, si tuviéramos que comparar The Surge con algún otro título del mercado, este sería Dark Souls, en el cual pensamos que todo va bien y de un momento para otro estamos pulsando el botón de “Cargar último punto de control” porque los enemigos han acabado con nosotros sin saber cómo lo han hecho. El combate se parece en rasgos generales a los de la saga Souls, pero en éste último, es muchísimo más profundo en la saga de Dark Souls, y es uno de los pilares fundamentales que caracterizan a la franquicia. Estamos seguro que los jugadores de la saga Souls saben bien a qué me refiero, y si estáis familiarizados con sus dinámicas, no os costará mucho llegar al final del juego que analizamos hoy.

Otro aspecto que afecta a la jugabilidad de Warren son las mejoras, no sólo de nuestro equipo, sino también las de nuestro personaje. En consecuencia, como os hemos explicado anteriormente, podremos mejorar nuestro equipo y armas gracias a la chatarra electrónica que recibiremos como recompensa de acabar con nuestros enemigos. Pero es que Warren lleva implantado un sensor neuronal, el cual podremos ir mejorando, siempre y cuando encontremos los implantes correspondientes los cuales se encuentran escondidos por el entorno.

De esta forma, podremos brindar a nuestro protagonista de diferentes mejoras a través de estos implantes para mejorar tres factores principales que afectan a las capacidades de Warren. Estos son la Salud, la Resistencia y la Energía. Por ello, los implantes se diferencian en varios tipos y éstos podrán mejorar nuestra salud, nuestra capacidad de combate o de defensa, y algunos de ellos serán pasivos y otros activos. Y cabe destacar, que nuestro nivel de núcleo energético será ampliable utilizando esta chatarra que iremos recibiendo, por lo que os recomendamos ir subiendo su capacidad poco a poco, para poder ir mejorando cada vez más a nuestro personaje, y para que no haya ningún enemigo que se nos resista.

¿Y los gráficos?

Nos detenemos ahora en el apartado técnico de The Surge, el cual ofrece un grandísimo nivel en lo que a cinemáticas se refiere, pero el cual disminuye su calidad en relación a los gráficos reales cuando estamos jugando. Si que es verdad que el motor gráfico FLEDGED, diseñado por la desarrolladora del juego, cumple una buena función visual, y dota al juego de unos bonitos acabados generales, pero a nivel de detalles el título nos ha parecido bastante mejorable. Los entornos están bien diseñados y el ambiente futurista que ofrece el título está muy bien cuidado.

La banda sonora está a la altura del título y no brilla por su espectacularidad, pero aun así envuelve muy bien al juego. The Surge goza de un buen doblaje en inglés y viene con su traducción de los textos al castellano.

the surge

En resúmen, The Surge es un juego que hemos odiado y querido a partes iguales. Nos hemos entretenido, hemos gritado, nos hemos frustrado, pero en definitiva hemos disfrutado. El predecible argumento de su historia es una excusa más que suficiente para adentrarnos en su ambientación única, así como para adaptarnos a su particular sistema de combate. Familiarizarnos con la jugabilidad será una tarea obligatoria, pero una vez conseguida esta faceta, el juego ganará mucho en entretenimiento. Todo ello con una calidad gráfica decente, aunque mejorable, que hará que The Surge sea una alternativa más que considerable para poder disfrutar del futuro, una vez más, desde el salón de casa.

Hemos podido elaborar el presente análisis gracias a una copia de PlayStation 4 que nos ha proporcionado BadLand Games.

Análisis de The Surge – Por un futuro mejor
¿Qué te ha parecido el artículo?

Dejar un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here