Análisis de Dissidia Final Fantasy NT

Ha tardado algo más de dos años en alcanzar occidente, pero al fin tenemos en PlayStation 4 el último spin-off de Final Fantasy. Desde las máquinas de arcade japonesas llega Dissidia Final Fantasy NT, un port con mejoras gráficas del juego de lucha por equipos de la legendaria saga de Square Enix.

Se trata de la primera aparición en consolas de sobremesa de esta subsaga planteada como una celebración de Final Fantasy, permitiéndonos controlar y enfrentarnos a diversos personajes míticos de la serie. Esta entrega se encuentra mucho más enfocada al multijugador online, y su nuevo sistema de combate de tres contra tres supone un gran cambio respecto a la fórmula de sus predecesores. ¿Se habrá adaptado bien la experiencia vista en portátiles a PlayStation 4? La respuesta… Sí y no.

Un enfrentamiento mitológico

Dissidia Final Fantasy NT nos vuelve a situar en medio de una lucha entre dioses. En este caso conoceremos a Materia, Diosa de la maquinaria y la protección, y a Spiritus, Dios de la magia y la destrucción. Ambas deidades se dedican a reclutar guerreros de otras dimensiones para entablar batalla en su lugar, poniéndonos en contexto con un planteamiento simple y directo.

Sin embargo, es una pena descubrir que el modo Historia, lo que debería de ser el contenido más interesante para un solo jugador, deja mucho que desear. La trama en sí es bastante escasa y superflua, y no hay tantas interacciones entre personajes como en los anteriores juegos, donde lo más interesante era ver cómo personalidades como Lightning, Cloud, Squall o Kefka compartían escenas.

También hay una cantidad sorprendentemente baja de combates en el modo Historia, por lo que en general nos ha resultado bastante decepcionante. Lo más curioso es que, para avanzar en esta modalidad, necesitamos de memorias que podemos conseguir a través de otras actividades. Esta decisión no hace más que enmascarar la poca duración de la trama, a la que no se le ha dado la importancia que merece en un juego que pretende celebrar una saga como Final Fantasy, que cumplía 30 años un mes antes de su lanzamiento.

Análisis de Dissidia Final Fantasy NT

No estás solo, ahora luchamos por equipos

Que el modo Historia haya quedado en segundo plano no es una casualidad: se trata de un reflejo del nuevo enfoque de la saga, que pretende adentrarse en el deporte electrónico a través de su nueva jugabilidad. Con este fin, Dissidia Final Fantasy NT prescinde de los combates uno contra uno de las anteriores entregas, y en su lugar nos coloca en reyertas de equipos de tres.

Esta decisión implica que los combates son mucho más espectaculares e intensos, y añaden un fuerte componente estratégico que los otros Dissidia no poseían. Además de tener en cuenta a los diferentes adversarios, también debemos pensar en la clase de luchadores que componen nuestro equipo.

Los personajes se dividen en cuatro estilos diferentes: Hostigadores (rápidos y especializados en ataques continuos), Conjuradores (magos que atacan a distancia), Vanguardias (lentos y fuertes, los tanques del equipo) y Especialistas (más o menos equilibrado, los más versátiles). Cada clase se adapta a una jugabilidad y es esencial conocerlas, ya que de ellas dependerá la composición de tu equipo. Depende del personaje que controles, lo ideal es que escojas dos aliados que se adapten a tu estrategia.

Análisis de Dissidia Final Fantasy NT

Una fórmula fresca pero imperfecta

En cuanto al combate en sí, resulta bastante similar a lo visto en los títulos de PSP. En vez de optar por cadenas de combos, en Dissidia los combatientes tienen que jugar con el posicionamiento y la precisión, atendiendo al ‘timing’ de sus ataques para golpear en el momento oportuno. Al atacar nos quedamos expuestos por breves momentos, por lo que un fallo puede derivar en un contraataque letal de nuestro contrincante.

El combate aéreo está muy presente en este título, y a menudo nos veremos persiguiendo a nuestros oponentes en el aire, aprovechando las paredes del escenario para acorralarlos o incluso combinando ataques con tus aliados. La cámara nos puede molestar en algunas ocasiones, situándose detrás de algunos elementos del escenario, pero en general se comporta adecuadamente.

El hecho de que haya hasta seis combatientes a la vez en un escenario resulta una experiencia bastante caótica. En Dissidia, tenemos que prestar atención a demasiados indicadores, y la interfaz de usuario está repleta de ellos. Es fácil agobiarse al darse cuenta de que no eres capaz de controlar el ritmo del combate, y perder al no darte cuenta de situaciones en las que tus aliados requieren de ayuda no es una experiencia agradable.

Análisis de Dissidia Final Fantasy NT

El flujo del combate

Para ganar una partida estándar, debemos reducir la vida de un contrincante a 0 con un ataque HP en tres ocasiones. Para ello contamos con los ataques de bravura, con los que podemos ir robando la bravura del oponente y añadirla a nuestro contador, para después dar el golpe definitivo con nuestro ataque HP, mucho más lento en su ejecución.

Este sistema resulta a veces demasiado torpe, y en un juego que pretende emular la espectacularidad de combates como los vistos en Final Fantasy VII: Advent Children, resultan algo decepcionantes, un problema que lleva acarreando esta subfranquicia desde los comienzos. La fluidez en un juego de lucha es determinante, y no es un concepto con el que se pueda describir positivamente el combate de este título.

También resulta algo extraño que Dissidia Final Fantasy NT solo cuente con dos tipos de combate. El primero de ellos es el mencionado anteriormente, y el segundo consiste en romper el núcleo del equipo contrario. También contamos con la posibilidad de invocar a criaturas míticas de la saga, como Shiva, Ifrit o Bahamut, que nos ayudarán a su manera durante un breve periodo de tiempo de forma espectacular.

Análisis de Dissidia Final Fantasy NT

Fiesta Final

Si hay algo que hace verdaderamente bien este Dissidia, es diferenciar a todos los luchadores. Cada personaje cuenta con una composición de habilidades únicas, que reflejan su forma de ser y el juego del que provienen. Incluso algunos cuentan con mecánicas originales y propias de sus títulos, como Lightning, que es capaz de cambiar entre castigador y fulminador (sus principales estilos de lucha en Final Fantasy XIII) al pulsar L3.

La banda sonora de este Dissidia es toda una celebración de la saga, incluyendo desde temas clásicos hasta nuevas interpretaciones orquestadas. Los escenarios del juego, unos quince diferentes, también homenajean a diversas entregas numeradas de Final Fantasy, aunque a veces resultan algo vacíos. Podremos luchar en ellos tanto en el modo arcade para un solo jugador como el modo online, donde nos enfrentamos a jugadores de todo el planeta.

Lástima que la comunicación por voz sea casi imprescindible para el competitivo, ya que hablar a través de los mensajes in-game que podemos enviar en medios de la batalla no es suficiente en la mayoría de los casos. La interfaz de este Dissidia ya está demasiado sobrecargada como para añadir más elementos.

analisis de dissidia final fantasy nt

Adiós a las cajas de suministros

Una decisión muy acertada y que contribuye de forma positiva a la progresión del juego es su sistema de recompensas. Dissidia Final Fantasy NT nos recompensa constantemente con tesoros que podemos abrir en la tienda para obtener todo tipo de atuendos, iconos, canciones y demás sorpresas dedicadas a los fans de la saga de forma gratuita, algo que a día de hoy no siempre ocurre.

Donde se queda algo corto es en la selección de personajes. Aunque hay sorpresas gratas como Ramza, la falta de personajes secundarios tan queridos como Tifa, Yuna o Edgar, además de algún villano carismático como Ardyn Izunia, resulta decepcionantes, aunque probablemente lleguen a través de DLCs de pago.

Sorprende también que en un título que se enfoca tanto al online, los tiempos de carga sean tan largos. Recuerda un poco a la sexta entrega de Tekken, que también sufría de esperas demasiado largas entre partidas, algo exasperante. Esto también se traslada a las modalidades offline, pero al menos es algo que quizás puedan resolver en futuros parches.

analisis de dissidia final fantasy nt

Una fantasía bastante rara

Dissidia Final Fantasy NT es un juego de lucha bastante peculiar. Ya lo eran sus precuelas, con su sistema de combate torpe pero espectacular, y que apenas ha sufrido mejoras respecto a esta entrega. De hecho, la decisión de aumentar el número de implicados en las batallas ha resultado ser demasiado alborotadora, contando además con una interfaz que plaga la pantalla de indicadores y números que más que informar, confunden.

Enfocar esta entrega al online ha dañado a los modos para un solo jugador, pero puede que la ambiciosa estrategia de Square Enix resulte efectiva. Dependerá de la aceptación de la comunidad de los juegos de lucha, la encargada de recibir esta entrega y decidir si su planteamiento es lo suficientemente sólido como para tener una vida duradera.

Hemos elaborado este análisis en PlayStation 4 gracias a una copia física que nos ha enviado Koch Media.

Análisis de Dissidia Final Fantasy NT
5 (100%) 3 votes
Dejar un Comentario

Newsletter
Login
Loading...
Sign Up

Nuevo miembro no permitido

Loading...