Artículo escrito por Fernando Rubio

 

 

Muchos de nosotros hemos visto películas de ciencia ficción en las que los protagonistas imprimían rostros para hacerse pasar por otra persona y nos hacía gracia la capacidad creativa o de falta de sueño de los guionistas. Pues ahora, con las impresoras 3D, esto no está muy lejos de la realidad. Se pueden crear prótesis médicas a la medida del paciente e incluso se pueden imprimir huesos y piel para tratar determinadas lesiones.

Con las impresoras 3D se consigue plasmar a escala real prototipos que se han diseñado previamente en programas de diseño 3D como Blender, Autocad, Sketchup, etc. La impresión se efectúa mediante la superposición de capas sucesivas de algún material, gracias a la adaptación de una bobina de filamentos que le va dando forma a la figura. Podéis ver en éste vídeo la explicación de David de RepParts 3D, para terminar de creer ésta novedad tecnológica tan sorprendente.

Materiales para imprimir en 3D

impresoras 3d repparts3dEn principio se imprimía con plástico ABS o PLA, pero la tendencia se está desarrollando tan rápidamente que ahora se están experimentando materiales como madera, nylon, hormigón y sugru. Esta última es una goma que se ajusta a cualquier forma, algo parecido a la plastilina, pero al cabo de unas horas se endurece y se convierte en un material resistente.

El proceso de impresión puede tardar unas horas para que la calidad sea óptima y el prototipo tenga la mayor cantidad de detalles posible. Este procedimiento puede sustituir máquinas de producción industrial clásicas y ahora todos podemos tener una máquina de fabricar cosas en nuestra propia casa.

Quiénes usan impresoras 3D

Los profesionales que ahora están sacando mayor provecho para su desempeño profesional son los arquitectos, médicos y diseñadores industriales. Fabrican elementos como maquetas y modelos de objetos diseñados, pero ésta tendencia pronto se irá expandiendo a todos los sectores y a nuestras propias casas, ya que fácilmente podremos reponer una taza rota, hacernos unos zapatos a medida, un juguete para los peques o cualquier capricho que se nos antoje.

En Estados Unidos es en donde más se ha popularizado el uso de éstas impresoras y los precios oscilan entre los 300 y los 4.000 dólares, de acuerdo a las funcionalidades y a la capacidad que tengan. En cuanto a la bobina de filamentos puede costar entre 30 y 50 dólares.

Actualmente existen dos modelos en el mercado; el de compactación, en el que una masa de polvo se compacta por estratos para ir dando forma al modelo  y el de adición o inyección de polímeros, en el que el mismo material se adhiere por capas. Para el método de compactación de polvo puede haber impresoras 3D de tinta e impresoras 3D láser.

 

Impresión 3D en España

A nuestro país también ha llegado la moda de las impresoras 3D y no sólo ya se comercializan sino que también las fabricamos con tecnología cien por cien española. Por ejemplo, a principios de 2013 se lanzó la Witbox Printer. Según los creadores, se trata de la primera impresora 3D hecha en España que permite crear modelos de 20 cm, con una resolución de 100 micrones. Es decir, unos 0.1 mm de grosor por cada capa. Tiene capacidad para hacer prototipos de plástico PLA, PVA y ABS y con entrada de USB para conectarla al ordenador. Fue diseñada para un público profesional y por lo tanto su precio no se adapta al consumo casero por ahora.

EImpresoras 3D Euskaln la pasada Euskal Encounter de Bilbao, que reúne a todos los profesionales y entusiastas de la informática y el gaming, pudimos ver varios modelos de impresoras 3D. Vimos de cerca el proceso de impresión de un objeto y también hablamos con representantes de empresas comercializadoras como Tumaker y RepParts 3D, quienes nos contaron cómo funcionaban las impresoras.

Si tuvieses una impresora 3D en casa ¿qué objeto te gustaría diseñar e imprimir?

Impresoras 3D, de la ciencia ficción a la realidad
¿Qué te ha parecido el artículo?

Dejar un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here